Ejercicios de Kegel: ¿cuáles son sus beneficios?

ejercicios de kegel

¿En qué consisten los ejercicios de Kegel?

 

Los ejercicios de Kegel consisten en contraer y relajar los músculos y ligamentos del suelo pélvico. El objetivo de estos ejercicios es fortalecer el grupo muscular que sostiene la uretra, la vejiga y el recto.

 

Su nombre se debe a Arnold Kegel, un ginecólogo norteamericano que en los años 40 ideó estas dinámicas de trabajo muscular para controlar la incontinencia urinaria en mujeres tras el parto.

 

Por esta razón, generalmente estos ejercicios se han vinculado a rutinas con beneficios exclusivamente para las mujeres. Nada más lejos de la realidad. Este tipo de trabajo muscular adaptado y tan localizado, produce también muchos beneficios en los hombres.

 

Consejos para practicar los ejercicios de Kegel

 

Para hacer los ejercicios de Kegel de forma correcta y optimizar su resultado hay que consultar previamente con un profesional médico, para posteriormente seguir unas pautas concretas:

 

  1. Ubicar correctamente esta serie de músculos.
  2. Dominar su contracción de forma aislada, sin necesidad de emplear en las rutinas otros músculos cercanos como los glúteos o el abdomen.
  3. Situarse en una posición cómoda y relajada.
  4. Realizar los ejercicios de manera frecuente al menos dos/tres veces por semana durante 5/10 minutos
  5. Realizar las contracciones musculares en series ordenadas de cuatro repeticiones cada 10 segundos, con un tiempo de descanso de 10 segundos entre cada serie.
  6. Controlar la respiración para liberar la rigidez de los músculos.

 

Beneficios de practicar los ejercicios de Kegel

 

Los beneficios tanto en hombres como en mujeres, evidentemente adaptados a cada género, empezarán a notarse en pocos meses a medida que vayamos regularizando estos procesos de trabajo:

 

  1. Reducen la incontinencia urinaria o fecal leve.
  2. Previenen la caída o desprendimiento de los órganos pélvicos.
  3. Facilitan el parto y su recuperación.
  4. Aumentan la sensibilidad en la zona genital, favoreciendo las relaciones sexuales.
  5. Mejoran las condiciones de la próstata.
  6. Previenen la disfunción eréctil.
  7. Mejoran el autoconocimiento del cuerpo.

 

Otro factor importante es que la realización de estos ejercicios de manera correcta no genera molestias de ningún tipo. Además, son aptos para cualquier edad.

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *