Ansiedad en el embarazo: ¿cómo evitar riesgos?

ansiedad en el embarazo

¿Cómo manejar la ansiedad en el embarazo?

 

Durante el embarazo no sólo es importante el estado físico de la madre sino también su situación emocional.

 

¿Cuáles son las causas de la ansiedad en el embarazo?

 

Son muchas las causas que pueden desencadenar estrés durante el embarazo y llevarte a situaciones incómodas y frustrantes si no sabes cómo manejarlo:

 

  • Cambios hormonales.
  • Falta de apoyo familiar o de pareja.
  • Miedo e incertidumbre hacia el futuro.
  • Náuseas.
  • Alteración del sueño.
  • El hecho de no poder “seguir con tu vida normal”.

 

Estas son razones suficientes para sentirte nerviosa, excesivamente preocupada, irritable, con insomnio y con dificultad para respirar y para concentrarte.

 

4 claves para manejar la ansiedad en el embarazo

 

Para controlar la ansiedad y el estrés durante el embarazo, sigue estos 4 consejos:

 

1. Normaliza todo lo que te está pasando

 

No te culpabilices por sentir o pensar ciertas cosas. No te obligues a estar cien por cien ni temas lastimar a tu hijo. Eso sí, aliméntate sanamente y con continuidad para evitar síntomas desagradables y estar más tranquila.

 

2. Vive el presente

 

Ve paso a paso resolviendo lo que sucede cada día sin pensar en el futuro. Respira en cada momento complicado y llóralo si es necesario, sin hacer un drama de ello. Compartir lo que sientes te ayudará a superarlo.

 

3. Piensa en ti

 

Es un momento para darte prioridad y cuidarte; pues si tú estás bien, tu bebé también lo estará. Es inevitable que la gente opine y “crea saber lo que necesitas”, pero no hagas mucho caso. Obsérvate a ti misma, confía en tu sabiduría de mujer y recuerda que todo pasa.

 

4. Déjate ayudar

 

También es un momento para dejarte ayudar y confiar en que otros pueden hacer las cosas que antes solías hacer tú. No te fuerces a seguir con tu vida de siempre.

 

Los riesgos de la ansiedad para el bebé

 

El estrés puede ser puntual y no tener consecuencias relevantes, pero si se prologa en niveles muy elevados puede afectar a la salud de la madre y al desarrollo del bebé.

 

Entre los efectos, se pueden dar:

 

  • Partos prematuros.
  • Bajo peso del recién nacido, pudiendo llegar a pesar entre 72 y 150 gr menos.
  • Retraso en el crecimiento fetal.

 

Además las mujeres con un nivel muy alto de estrés en la semana 30 tienen un 80% más de probabilidades de sufrir un aborto.

 

El estrés de la madre también puede dejar secuelas a nivel cognitivo. A los niños de entre 2 y 5 años y medio afecta a sus habilidades intelectuales y lingüísticas. Algunos trastornos de conducta como el déficit de atención, la hiperactividad o impulsividad de los 5 a los 14 años se han relacionado también con la ansiedad gestacional.

 

El autor: Esther Camuñas

Me apasionan las personas, descubrir lo que sienten, escuchar lo que piensan y observar cómo lo expresan y cómo se comunican. Más de 12 años acompañando a organizaciones y equipos en su proceso de crecimiento, y tratando de aportar mi experiencia en comunicación para ayudarles a sacar lo mejor de sí mismos, su esencia.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *