Producto de temporada: la alcachofa

alcachofa

Compra alimentos de temporada: alcachofa

 

La alcachofa es una hortaliza que levanta pasiones, no solo por su maravilloso y refinado sabor, sino también por sus propiedades. Es nutritiva, fácil de digerir y un diurético natural. Está deliciosa al horno, cocida al vapor o encurtida en vinagre.

 

Esta verdura procede de Egipto y fue introducida en España por los árabes. Aunque su origen es humilde, recordemos que es la flor de un cardo, el sabor de la alcachofa (Cynara scolymus) es complejo y delicado, tiene textura aterciopelada y densa que la convierten en un bocado exquisito.

 

¿Sabes por qué inmediatamente después de comer una alcachofa todo sabe dulce? Porque las alcachofas contienen un compuesto fenólico llamado cinarina. Esta sustancia química inhibe temporalmente los receptores de lo dulce en las papilas gustativas, de modo que cuando se come un bocado de alcachofa y luego se bebe un trago de agua, por ejemplo, sabe a azúcar.

 

Las propiedades nutricionales de la alcachofa

 

Es una hortaliza muy interesante desde el punto de vista nutricional. Además de formar parte de nuestra querida Dieta Mediterránea, destaca por:

 

  • Ser abundante en hidratos de carbono, de los que destaca la inulina.
  • Baja en calorías (17 kcal por 100 g), debido a su reducido contenido en grasas, por lo que vale la pena incluirlo en una dieta para controlar el peso.
  • Rica en fibra.
  • Es fuente de antioxidantes, concretamente esteroles, lo que ayuda a reducir el colesterol en sangre.
  • Su concentración en vitamina C es su mejor aval vitamínico, aunque también es abundante en vitaminas del grupo B (tiamina y B6).
  • Alto contenido en potasio, magnesio, calcio y fósforo.
  • Incluye cinarina, una sustancia de sabor amargo que estimula la secreción de bilis, favoreciendo la digestión de grasas. Este compuesto además le confiere un efecto diurético, lo que contribuye a reducir la retención de líquidos.

 

Consejos para su conservación y preparación

 

1. En la tienda:

 

La temporada de recolección de la alcachofa y la mejor época de consumo se produce de septiembre a mayo.

 

Elige aquellos ejemplares de buen color verde y sin manchas parduzcas. Puedes conservarlas unos días envueltas en el cajón de las verduras de la nevera, para reducir así la pérdida de humedad,.

 

2. En tu cocina:

 

Una de las maneras más sencillas, pero no por ello menos apetecibles para preparar la alcachofa, es asada en el horno. Para ello solo hay que hacer un corte en la parte superior de la alcachofa y abrir ligeramente sus hojas. Añade un poco de aceite de oliva, ajo picado y cocínala en el horno a fuego moderado.

 

Está contraindicada para madres lactantes, ya que altera el sabor de la leche materna.

 

Referencias:

Alcachofa. Fundación Española de la Nutrición.

http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/alcachofa.pdf

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *